La separación, el divorcio y la nulidad

El siguiente artículo tiene por objetivo definir estos conceptos del Derecho de Familia estableciendo claramente las diferencias entre ellos.

La separación

La separación consiste en la ruptura de la convivencia conyugal, pero manteniéndose el vínculo matrimonial, de manera que impide a las partes poder contraer nuevo matrimonio. La separación puede ser de hecho, esto es, que las partes simplemente decidan vivir por separado sin ponerlo en conocimiento de los tribunales, o judicial.

Desde la aprobación de la Ley 15/2005 de 8 de Julio por la que se modifica el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de Separación y Divorcio, la separación es una figura en decadencia, ya que normalmente los matrimonios que no funcionan deciden divorciarse directamente. Anteriormente a dicha Ley, la separación era un paso previo y obligatorio para poder llegar a divorciarse posteriormente.

El divorcio

El divorcio es la forma de disolución de un matrimonio válidamente celebrado. El divorcio surtirá efectos desde la firmeza de la sentencia que así lo declare, por lo que siempre requiere la intervención de la autoridad judicial. A diferencia de la separación, cuando se decrete el divorcio, las partes podrán contraer nuevo matrimonio.

La nulidad matrimonial

La nulidad es la invalidez del vínculo matrimonial derivada de la falta de concurrencia de alguno de los requisitos exigidos para contraer matrimonio. Esto significa que en el momento de la celebración de dicho matrimonio existían impedimentos dirimentes como pueden ser la falta de consentimiento por una de las partes, que dicho consentimiento se haya dado bajo coacción o amenazas, etcétera. Esto hace que se invalide el vinculo matrimonial, es decir, que una vez decretada la nulidad del matrimonio sería como si éste nunca hubiese existido.

Valoración: 

5
Average: 5 (2 votes)